Hillary Clinton: La promesa de empoderamiento

Después de 227 años y 42 presidentes, finalmente llega una mujer (que anteriormente había sido derrotada por un hombre que también cambió la historia de Estados Unidos: Barack Obama) que puede aspirar la presidencia del país más poderoso del mundo.

Clinton, al igual que muchas mujeres alrededor del mundo, ha sido objeto del sexismo a lo largo de su carrera. El sexismo construido por una sociedad machista en donde si Obama llora al hablar sobre el control de armas, es una persona sensible sin miedo a mostrar sus debilidades pero… ¿Qué hubiera pasado si hubiera sido Hilary Clinton la que en medio de una propuesta para el control de armas, se emociona? Seguramente no faltaría el ideal conservador que mostrara a sus hormonas como la principal razón para dichas lágrimas.

o-HILLARY-CLINTON-facebook_bSu integridad e inteligencia ha sido cuestionada en un sin número de ocasiones, una de esas ocasiones fue el escandalo protagonizado por su esposo Bill Clinton y Monica Lewinski. En una entrevista con El País de España, la escritora nigeriana Chimamanda Ngozi Adichie, advirtió: “Creo que si Clinton, con todos sus logros y toda su experiencia, fuera un hombre, no estaríamos teniendo muchas de estas conversaciones sobre si tiene integridad”.

Pero más allá de apoyar o no a Hillary Clinton la batalla pública de todas estas mujeres nos interesa simplemente porque el fin es aún más grande que el recorrido.

Cada vez que una mujer ocupa la presidencia de un país, muestra a las mujeres y a las niñas de todo el mundo que es posible ocupar puestos que años atrás estaban pensados solo para hombres. Es por esta misma razón, que la primera mujer en llegar al espacio, la primera CEO, o la primera premio Nobel han hecho historia y han sido noticia.

En un mundo en el que muchas veces tenemos que escoger entre la maternidad y el éxito profesional, entre el crecimiento personal y una vida familiar, el empoderamiento femenino toma cada día más fuerza y qué mejor que convertirse en la sucesora del primer presidente negro de los Estados Unidos.

Ya lo decía James Brown en “It’s a man’s man’s man’s world”: This is a man’s world but it would be nothing without a woman or a girl.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s